lunes, 13 de agosto de 2007

La mezquindad como forma de hacer política


A propósito de la descalificación de movimientos
de izquierda para la Asamblea

Por Kintto Lucas


El Movimiento Bolivariano Alfarista fue descalificado para participar en las elecciones a la Asamblea Constituyente. No hay duda que, tanto el Tribunal Supremo Electoral (TSE) como el Tribunal Constitucional (TC) cometen una gran injusticia con ese movimiento, similar a las tantas que ya está acostumbrado el país.

En la descalificación de este movimiento de izquierda, que ha venido apoyando al Presidente de la Republica Rafael Correa desde la primera vuelta de 2006, que se ha movilizado en diversas oportunidades en apoyo al mandatario y en contra del anterior TC y del Congreso, y que tiene en su interior algunos fundadores de Alfaro Vive así como integrantes de diversos sectores sociales, vuelve a colocar sobre la mesa la mezquindad de algunos sectores de izquierda que cuando tienen representantes en determinados ámbitos del Estado, le cierran las puertas a quienes deberían sus aliados.

Si realmente se hubiese aplicado en forma estricta el reglamento para la elección de asambleístas y se hubiese contabilizado técnicamente el 1 por ciento de las firmas a todos los movimientos y partidos, tal vez muchos no hubiesen sido aceptados a nivel nacional y otros tantos en las diversas provincias. La diferencia está en que esos partidos y movimientos que finalmente fueron aceptados, tienen representantes en el TSE a nivel nacional o en las provincias, o en el TC en caso de que hubiesen sido descalificados, o sino tienen buenas palancas en esas institución del Estado

Algo similar a lo que ocurrió con el Movimiento Bolivariano Alfarista que presentó 117.000 firmas, pasó en Pichincha con el movimiento provincial Contigo somos más que reúne a algunas personas de izquierda vinculadas a la cultura.

Los partidos de izquierda (Pachakutik, MPD, Socialista) que tienen representación en el TSE o en el TC, incluido el gobierno que tiene un amigo directo del Ministro de Gobierno, o sea ministro de la política, como presidente del TC, deberían exigir que se dé las posibilidad de participar a todos esos movimientos. Deberían dejar de ser mezquinos. ¿Qué temen? ¿Tal vez perder uno o dos asambleístas?.

Con la mezquindad y el egoísmo no se construye ningún proceso de cambio, y eso parece que siguen sin entenderlo los movimientos y partidos de izquierda. Los hombres libres, verdaderamente libres, deben oponerse a la mezquindad como forma de hacer política...

5 comentarios:

CARMEN DE MARICHALAR dijo...

Ahora tenéis una versión andina de los tres jinetes del Apocalipsis: Uno, que en su costoso caballo de paso, galopa con presunción de invicto, bajo un sombrero aguadeño y un poncho de arriero, acaudillando a unos cortesanos y a unas huestes que pretenden apagar el incendio en la región a punta de gasolina. Disfrazado de Simón Bolívar, un segundo jinete cabalga seguro de estarlo haciendo a lomo de un brioso corcel tan blanco como la quimera regional de la paz, mientras se autoproclama el heredero único del cada vez más remoto sueño libertario. Un tercer montador, este sí bisoño en las lides bélicas, que considera vulnerada la soberanía de su comarca, entra en la escena sobre un jamelgo desbocado, que hace alarde de su espíritu cerrero. Con sus afiladas lanzas, los dos últimos acometen contra el caballista solitario, que a estas horas debe estar invocando la omnipresencia divina del halcón de 50 estrellas en sus alas, capaz de producir un diluvio de fuego que convierta el verde selvático en una visión moderna del Mar Rojo.

Liga Venezolana de Odontología dijo...

Ofrecemos nuestro patriótico concurso para cerrar una enorme brecha, que apreciamos a diario en la TV. Y esa no es otra que la muy evidente que hay, fíjense todos ustedes, entre dos de los dientes inferiores centrales de nuestro Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. Hay un boquete tremendo. ¿Qué hace nuestro líder, que no concurre pronto adonde un especialista? Es algo sensible, pues por esa tronera salen sus epítetos contra la inteligencia. Y eso bolivarianamente no nos conviene, aún así resulte cierto que nuestro Gran Libertador tenía los dientes color Milo, a punta de placa dental.

Carlos Andrés dijo...

Sobrecoge cuanto ocurre ahora, cuando el Presidente Hugo Chávez ha dicho "apaga y vámonos" de la Embajada en Bogotá. Grave cosa, nunca imaginada por mí durante ninguna de mis administraciones, que por algo histórico se caracterizaron: Por las buenas relaciones con la hermana repùblica de Colombia. Eran otros tiempos, en que Venezuela conocía la leche y la miel.

JUANILLO MANZANARES dijo...

Querida comunidad cholita: El mundo ve con enorme preocupación cómo vais camino del paraíso prometido por Hugo Chávez, que a todos prometió, que a todos hizo soñar y que a ninguno cumplió. Tenéis en Rafael Correa al súbido del coronel despechado porque un comando del ejército colombiano abatió en tierras ecuatorianas al pitufo de alias Raúl Reyes. Este mezquino persojanillo secuestraba niñas y jovencitas para sus servicios sexuales. Inclusive, sacó de Monterrey, capital de Nuevo León, a una chavita mexicana de la U. Autónoma, y la hizo su compañera. Hoy ella sobrevivió al bombardeo y podrá contar su odisea. Dejad ese embeleco del bolivarianismo, en cuyas filas sólo militan los excluídos sociales, bajo las promesas de un paraíso como el venezolano, donde si algo abunda es la físicaescasez.

Anónimo dijo...

me dan asco, perdedores, mezquinos, atrasa pueblos, resentidos sociales, ignorantes, comunistas, ateos, adiadores, los odiamos en todo el mundo, los odiamos y amldecimos 1.000 veces por que son un cancer de la humanidad, quieren conpartir una miseria.